Sandalias Susa Lobo Negro Solo de Vestir 1OFFwgEq Sandalias Susa Lobo Negro Solo de Vestir 1OFFwgEq Sandalias Susa Lobo Negro Solo de Vestir 1OFFwgEq Sandalias Susa Lobo Negro Solo de Vestir 1OFFwgEq Sandalias Susa Lobo Negro Solo de Vestir 1OFFwgEq Sandalias Susa Lobo Negro Solo de Vestir 1OFFwgEq Sandalias Susa Lobo Negro Solo de Vestir 1OFFwgEq

Sandalias Susa Lobo Negro Solo de Vestir 1OFFwgEq

oscuro Montar para Botas Mujer Gris de Xandy LifeStride pqw4xvzUx Este sitio usa cookies...
Sandalias Negro Vestir Solo Lobo Susa de de Vestir Susa Lobo Sandalias Solo Negro
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

A casi dos mil metros sobre el nivel del mar, Nuwara Eliya es la ciudad más elevada de Sri Lanka. Fue fundada por los británicos en el siglo XIX, y hoy un campo de golf, un ameno lago para excursiones en bote y espléndidos hoteles recuerdan aquel pasado victoriano. Exactamente en esta ciudad, un grupo de religiosas acaba de crear un taller en el que se fabrican bolsas de diferentes tamaños y estilos. El material que utilizan es el yute. Trabajan dieciséis muchachas. La motivación del proyecto no es solo ecológica –erradicar, en la medida de sus posibilidades, las bolsas de plástico no reciclables–, sino también laboral: “Si no trabajara aquí, no sabría qué hacer”, afirma una de las jóvenes madres empleadas. Estamos dentro del gran convento construido hace más de cien años por las religiosas del Buen Pastor, que alberga una escuela, un dormitorio y un comedor.

Me guía la superiora, sor John, mujer de constitución robusta, largos cabellos grises y, detrás de gruesas gafas para ver, una mirada digna de respeto. La idea del taller de costura es suya. Pero el taller para confeccionar bolsas de yute es solo uno de los proyectos de la Congregación que apuntan a promover el desarrollo de la comunidad local. El proyecto más ambicioso es el de construir casas para los pobres.

“Después de haber visitado a los pobres en la periferia de Nuwara Eliya, comprendí que muchos de los problemas psicosociales que afligen a las numerosas familias indigentes están relacionados justamente con el hecho de vivir en casas inadecuadas”, explica sor John, mientras saca de una caja de cartón fotografías de hace algunos años. Me muestra los lugares donde trabajó. La idea que dio vida al proyecto fue la de convertir en verdaderas viviendas las casas improvisadas que, por otra parte, tan solo son cuatro tablas de madera unidas con clavos. Este tipo de casas es el que se encuentra, en gran parte, en la periferia de Nuwara Eliya.

“El padre de una religiosa de nuestra congregación vino a hablarme de Habitat Humanity, organización que se dedica a la construcción de casas para los pobres. Me dijo: ‘¿Por qué no los invitas a darte una mano?’. Acepté su consejo. Vinieron y nos explicaron detalladamente su plan de trabajo. Estaba satisfecha. Así, empezamos enseguida”, comenta sor John, que al comienzo había tratado de construir por su cuenta una casa con fondos reunidos por su hermana que vive en Alemania. Muy pronto la lluvia comenzó a filtrarse en aquella casa. Sor John comprendió que ella sola no lo lograría jamás. Era necesario inventar algo. Así, dio vida al Housing Project.

“Los resultados fueron extraordinarios. Ciento sesenta casas en tan solo cinco años”, afirma la religiosa llena de orgullo, mientras indica con el dedo las fotos que retratan las nuevas habitaciones.

Aunque la ONG financiaba la obra, se introdujo un sistema para implicar directamente a las familias. Se crearon grupos compuestos por doce núcleos familiares. Cada grupo debía ahorrar todos los meses una cifra establecida para contribuir a la construcción de una casa, hasta que se completaran las doce viviendas.

“Decimos siempre: trabaja duro por tu casa, y siempre te sentirás orgulloso de haberla construido con tu esfuerzo y tu sudor. Por eso es importante que las familias participen en la construcción. Comenzamos con las casas que se encontraban en peor estado. La primera fase era la construcción de dos cuartos. Una vez terminados, se podía habitar la estructura. Después, se procedía a la construcción de los dos últimos cuartos, de modo que todos dispusieran de una primera vivienda esencial en el menor tiempo posible”.

Sor John nos da el ejemplo de la casa construida por Rita, 30 años y tres hijas. Su marido trabaja en una fábrica de reparaciones de electrodomésticos, mientras que ella administra la caja del taller de bolsas de yute. Antes de la obra de remodelación de su casa, Rita y su familia vivían en una barraca cuyo techo era un toldo de plástico. Durante la estación de las lluvias se transformaba en un pozo insalubre, lleno de agua y lodo. Ahora viven en una casa verdadera, construida con ladrillos, que tiene un sólido techo de tejas. El agua ya no se filtra.

de Solo Vestir Sandalias Negro Lobo Susa Pero hay familias en condiciones peores. Como la de Ricardo, que ya no puede trabajar porque durante años fue faquín, o mejor dicho, cargador, un trabajo muy común en este lugar. Llevaba enormes pesos sobre los hombros, que le arruinaron las rodillas. Su mujer trabajaba ocasionalmente como canguro, y antes de encontrar a sor John, vivían en una barraca de madera, siempre mojada. “Aquí llueve la mitad de los días del año”, comenta la religiosa. Ahora Ricardo y su familia viven en una casa modesta, pero confortable. Además, gracias a un sistema de préstamos fáciles, que también dependen de la congregación del Buen Pastor, pueden cultivar hortalizas en su propio jardín para cubrir gran parte de sus necesidades alimentarias diarias.

“Vivir en una casa nueva después de haber vivido en una barraca es una experiencia que cambia la vida”, comenta sor John, que inauguró personalmente el comienzo del proyecto levantando, con la palustre, la primera hilera de ladrillos. “Una vez acabada la construcción, se celebran los ritos locales: se esparcen arroz y coco sobre el terreno, como indica la tradición. Pero, para los católicos, llevo el agua bendita”, me dice la religiosa que, de todos modos, me aclara que el proyecto no está destinado exclusivamente a las familias católicas.

Tengo curiosidad por visitar una de estas nuevas viviendas. Llueve torrencialmente. Subimos a una furgoneta. Vamos por un camino escarpado y estrechísimo, mientras el agua corre hacia abajo, formando un pequeño torrente. A nuestra izquierda aparece la hermosa y nueva vivienda. Entramos en la casa, y noto inmediatamente que una pequeña vasija cuelga del techo. Me explican que se trata de un símbolo de prosperidad: la vasija contiene arroz, curry y otras especias. Cada familia cuelga una vasija semejante en el cuarto de estar. Para esta gente, en el umbral de la pobreza absoluta, poseer una casa ha sido siempre un lujo, pero procurarse la comida, una preocupación constante. No es una casualidad que las familias a las que está destinado el proyecto Housing jamás hayan sido propietarias de la tierra en la que viven desde hace tantos años.

“Solo ahora tenemos la garantía del alcalde de que el ayuntamiento no nos pedirá que devolvamos la tierra”, me dice John, que añade: “Es una gran victoria. Ahora podemos construir en esos terrenos sin miedo a que un día sus habitantes sean desalojados”.

Por Cristian Martini Grimaldi

Lobo Sandalias Solo Susa de Negro Vestir
Alto Coreana Huecos con Zapatos Tacón Palabra Primavera Espesor De Mujeres Una Beige De Jinsen Hebilla x7gAnw
Vestir Lobo Negro de Solo Susa Sandalias ShareThis Copy and Paste